Mujeres contando en voz alta

¿Es Correísmo, o Correato?

Dedicado a: todos los castigados, por cualquier Poder, debido al delito de cuestionar, disentir y descreer.

La_tierra_est_llena_de_agua.jpg

Escultura: "La tierra está llena de agua"

Por: Alexis Ponce
Al experimento político-institucional conocido como "Correísmo" -así lo llaman algunas de las oposiciones locales y varios analistas internacionales-, decidí tipificarlo en mis textos y análisis, desde el mes de marzo de 2016 en adelante, como "Correato".

Tal decisión la tomé tras analizar la superficialidad gratuita con la que todo apellido, de cualquier mandatario, político o show-man del orbe, sea de la calidad o catadura que sea, es convertido por sus zalameros cortesanos o sus encarnizados enemigos, en todo un 'Ismo', como lo han sido el cristianismo, el fascismo o los socialismos.

Entre uno y otro sufijo, es decir entre "ismo" y "ato", me decidí por este último a la hora de acuñar este experimento que, a la manera del Fujimorato en el Perú, es absolutamente local y temporal, como el Febrescorderato; y que adolece de un insalvable defecto: no contiene la perennidad de una utopía, sino la prórroga de una ambición, aunque al estilo Keiko Fujimori en Lima o Daniel Ortega en Managua, levante expectativas y vuelva a ganar terreno político o elecciones, incluso décadas después.

Me perdonan los rivales y los áulicos del Correato, pero unos y otros no ven algo que yo tampoco vi sino a finales del 2013, después de mi equivocadísimo y entusiasta análisis de mayo del mismo año (Entrevista de Susadny González, Revista Bohemia de Cuba: “Ecuador en el nuevo mandato de Rafael Correa”), cuando se produjo el inicio del irreversible Viraje Endógeno a la Derecha como lo llamaron algunos, o la etapa pragmática del proceso como lo etiquetaron otros.

Ya a finales de 2013 el mandatario ecuatoriano no quiso dar, o ya no dio la talla, para ser considerado un ‘ISMO’ político que rebasase fronteras; o, peor aún, ya no pudo lograr la estatura conceptual que le permitiera convertir a este experimento en corpus ideológico perdurable -por lo menos en los Andes-, que significase una ruptura sistémica con el orden gentleman del capitalismo.

Al no poseer un perfil geo-estratégico vigoroso ni un sustento filosófico-político estructurado, como sí lo fueron -más allá de sus errores- el guevarismo y el castrismo en los 60, el cardenismo mexicano en la segunda mitad del siglo 20, el tan debatido peronismo argentino de un siempre, o incluso el chavismo del -a punto de fenecer- período post-neoliberal del continente; el Correato, en cambio, a contrapelo de toda filosofía duradera y toda estrategia geo-económica distinta, se afincó (¿provincianos con PhD?), en el más acá, en el cercado propio, en el “Yo mando en mi casa”, donde no tema que alguien pueda disputarle o arrebatarle el liderazgo monopólico informativo, o el brillo de la lentejuela y bambalina post-neoliberal.

Es más, desde 2015 en adelante tuve un pálpito: que Correa nunca quiso aparecer en evento académico oficial alguno, en ningún país del mundo, sentado junto a Álvaro García Linera, el intelectual y estadista boliviano, para que nadie notase sus costuras y -usemos sus términos- para que no se oyera, al lado del marxista boliviano, lo “limitadito” de su tosca cosmovisión filosófica.

Es, especialmente a partir de la segunda mitad del año 2013, luego de afianzarse el experimento en la victoria electoral de medio tiempo, para la cual nos vendió la gaseosa idea, falaz además, de la radicalización de la revolución, que no volvió a esforzarse nunca más por intentar emular un liderazgo continental de un Fidel Castro o un Hugo Chávez, quien no tuvo posta alguna en ningún otro gobernante: le quedaron chicos y provincianos todos, incluso el otrora gran estadista Lula y el querendón Mujica.

En ese lapso, el caudillo ecuatoriano decidió sumergirse en las aguas profundas del provincianismo global, a través de sus inconsultos acuerdos comerciales preferenciales iniciados con la UE, luego los coqueteos con Corea del Sur y al final hasta con Turquía, entre otros. Es sintomático que solo hasta el año 2014 hiciera aislada mención a los BRICS, pero desde entonces y a pesar de la fuerte crisis económica del país, no volvió a citarlos, a sabiendas que en política toda mención es un apoyo y toda omisión es una distancia.

El ismo ecuatoriano se halla a años luz de ser un todo teórico como el marxismo, el liberalismo, el anarquismo e, incluso, el fascismo; y las difusas contribuciones del economista de Illinois están a distancia cósmica de los aportes de una Rosa Luxemburgo, un Mariátegui, un Gramsci, un Subcomandante Marcos, un Ernesto Guevara, y -sobre todo- una Alexandra Kollontai; revolucionarios todos ellos que dudo hayan sido estudiados seriamente por el capitán de la llamada revolución ciudadana.

Pero es obvio que todas esas limitaciones, repliegues y deslealtades, solo pudimos ver y examinar cuando el giro estratégico hacia un proyecto autoritario, oportunista y mezquino de poder, había hecho irreversible nuestra distancia crítica y ética; y -desde su orilla-, cuando ellos no tuvieron más opción que ejecutar las múltiples formas de castigos a la disidencia.


|

Comentarios

Un abrazo Alexis. Está muy bien escrito.


Dra. Aura Maria Puyana

Colombia

Responder
Querido Alex: Nuestro comun amigo Heinz  Dieterich y los economistas ingleses y suecos mostraron el camino teórico-práctico que seguiria al marxismo. Inmediatamente que leí a estos autores, me converti en un convencido de sus enseñanzas. Me parece que en Ecuador Rafael  Correa usó  solamente el nombre de Democracia Participativa y Protagónica, pero estuvo y ha estado muy lejos de lo que Heinz Dieterich le explicara durante las reuniones y encuentros que tuvo con el presidente. En este sentido no puedo menos que compartir con tus comentarios y agradecerte por hacer que los conozca.
Abrazo.
Gilo Muirragui
Responder
Querido Alexis: mi solidaridad siempre presente en tus trajines y desafíos. Algo nada cómodo y hasta inseguro durante el correato. Un fuerte abrazo y buena suerte,
Víctor Hugo Jijón
Defensor de los DDHH
Responder

Brillante, Alexis, das en la clave. Lo divulgaré.

Abrazote,

Heinz Dieterich
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar
64247790