Mujeres contando en voz alta

Relato de "una extranjera" en el Ecuador de 2015

Escuchar, mirar y leer algunas muestras de virulencia y odio en los dos bloques contrincantes aquí en la red, en la calle, el discurso, la tele, la sabatina, el twitter y la radio, o saber que ambos bandos solo se atacan y amenazan pero ninguno da ejemplo de lo que dice defender (diálogo, democracia, ley, constitución, respeto, tolerancia, paz, buen vivir, serenidad y equidad), para una observadora no ecuatoriana es un aprendizaje rápido en tiempo real. Provoca miedo, pesar y mucha prudencia, por lo que pudiera acontecer después.

Odio.jpg

Por: Nelly Valbuena

He oído, leído y visto expresiones de: Homofobia (“maricón” es la frase más suave, celebrada en grupo y de ello, nada dice la comunidad LGBTI); Xenofobia (¿Qué culpa tienen los migrantes o residentes chinos, venezolanos, cubanos o haitianos, de lo que pasa en el país o hace su gobierno? Y ni se diga los colombianos y colombianas, que siempre somos objeto de xenofobia encubierta o abierta hace décadas: Vimos en un ‘Supermaxi’ cómo varias mujeres y hombres insultaban a una familia china en la fila de pagar. ‘¡Lárguense con su Correa, chinos tal y cual!’); Racismo en el lenguaje (“Longos, indias, verdugos, longa, guangudo”, son calificativos discriminatorios); Clasismo pedestre (“Los vagos no trabajan ni han generado riqueza”); y Machismo gravemente aceptado como ‘temperamento guerrero’ en un lado y otro (si Nebot dice: “Aquí estamos para decirle a este hombre ándate al carajo", o "Si quieren darle una patada, désenla en esos grandes glúteos”, Correa -el que faltó tanto el respeto a tantos, hasta que tantos lo irrespetaran a él- peligrosamente invita a los manabitas a “convertirse en los nuevos montoneros y montoneras para defender la revolución”, o contesta “Le hemos dado donde más le duele” y al pedido del alcalde capitalino de que rectifique, responde: “Le pido que bachee las calles de Quito, vengo de mi domicilio con los riñones destrozados”).

En estas semanas he palpado cómo aumentan esas expresiones, sobre todo en aquellos y aquellas a quienes felicito su gran valentía para castigar simbólicamente, con su dignidad levantada, a un presidente que convirtió el insulto y la ofensa en norma de conducta y que ha cometido tantos desafueros contra tantos y tantas hasta el cansancio; pero a quienes también llamo a que reflexionen para que no construyan nada sobre el odio.

Nuestro equipo de mujeres y hombres feministas, ecuatorianas y colombianas de “Mujeres Contando en voz alta” (con dos perfiles eliminados de Facebook en tres días debido a nuestros comentarios cuestionadores al poder), ha criticado con dureza los desafueros de este Presidente y por haber convertido sus creencias personales en política pública contra las mujeres.

Pero se siente en el ambiente una inimaginable violencia contenida, de “todos contra todos” que está a las puertas de este país tan hermoso. Dios ilumine a todo el Ecuador y sobre todo al presidente Correa, a su gobierno, pero también a la oposición, a todas y todos. 

Vine, por amor, de un país al que amo y me duele tanto, y donde aún sufrimos los efectos de “El Bogotazo" y de la Violencia de todos contra todos. Espero que este país, tan bonito en muchos aspectos y con tantas virtudes, cosas buenas y fortalezas en toda su gente, en la de ambos bandos, resuelva sus diferencias en paz y en democracia como siempre lo han hecho, para ejemplo de América.

Espero que un pueblo al cual se pertenece el amor de mi vida, un país que me abrió sus puertas, en el que tengo hoy dos hijas de crianza a las que adoro, al que aporto con mi trabajo digno ganado con mi propio esfuerzo y en el que hice amistades queridas como ustedes, no termine en un conflicto fratricida. El ejemplo que cada uno de al rato de escribir, opinar, luchar o comentar, es importante. Tenemos que evitar lo que los ruandeses nunca pensaron ni creyeron que les pasaría: desatar el infierno entre sí, en el momento menos pensado.

|

Comentarios

Una reflexión muy acertada de cómo se viven momentos políticos de poca tolerancia, la fragmentación de un pueblo, nos ha puesto en situaciones adversas, mientras de un lado se maneja un aparataje mediático muy elaborado por parte del oficialismo, del otro lado de la  calzada, está un aparataje más antiguo y poderoso que se maneja como la industria cultural hegemónica a través de los medios de comunicación, la lucha es por un dominio de opinión y tratar de medir fuerzas políticas, mientras un sector de la población se ve muy beneficiado, otro sector se plantea desde un punto de vista más crítico y un tercer sector más numeroso y creciente, se torna algo violentado en cuanto a materia de derechos de expresión de una forma menos simbólica que el oficialista. El sector más crítico, me atrevo a decirlo, es conformado en gran parte por muchos estudiantes universitarios, que son actantes jóvenes de la realidad del país, pero fervientes luchadores del adultocentrismo en primera instancia y autodidactas que pretenden participar de manera activa, es por eso que los comunicadores sociales, juegan un papel muy importante, en tanto corresponde al manejo de la información, consultando y verificando fuentes de investigación. Todo en pos de un dialogo universal, con amplia libertad de expresar sus criterios sin atropellar al prójimo.

Responder

Lamentablemente en el Ecuador la formacion inicial se da desde su historia y los conflictos entre las regiones y entre los paises a su alrededor que han modificado su cultura machista y religiosa en muchos aspectos de su formacion.

Muchos de los insultos como longo, lesbiana y todo tipo de comentarios diacriminatorios da a relucir los conflictos internos que no son visibilizados desde los mismo ecuatorianos y que muchos extrangeros pueden notar.

Por otra parte la justicia y la democracia en este pais son aspectos vanos que quedan el palabras mas no en hechos completos, es importante generar una reflexión al pueblo, en tanto sea de conciliacion entre estado y pueblo, como ecuatoriana puedo decir que se esta acabando nuetsro tiempo de abundancia y que lo que va venir es dificil y lo qeu uno en familia hace es ahorara los pocos recursos economicos que se tiene para salir en epoca de dificiles circunstancias, mientras que el estado como familia deberi asaber aprovecharlos y no despilfararlos en negociaciones sucias que muchos sabemos que existen.

Responder

Considero que en este pais lleno de problemas y conflictos generados desde aspectos historicos se genere esta voz de desconfianza y de conflicto tanto con el poder como con los migrantes e inmigrantes, porque la violencia esta presente en los aspactos sociales de la vida ecuatoriana.

El descontento de la poblacion hacia su gobernante, es simplemente porque existe una confrontacion entre pueblo y estado y un descontento economico, desde la subida de precios hasta los aranceles, estos ejemplos ademas de la corrupcion, que no se visibiliza por el momento y que muchos medios de comunicación estan resaltando hace notar que el gobierno se esta cayendo y que muchos de los medios estan siendo repreimidos como es el caso de mujeres contando en twitter.

Cada vez somos mas lo qeu queremos saber la verdad de nuestro pais y sus gobiernos.

Responder

Lamentablemente en nuestro hermoso país Ecuador inconscientemente en su mayoría formados por una cultura discriminatoria desarrollamos varios comentarios ofensivos como el racismo, la homofobia, discriminación a los migrantes, el clasicismo, y machismo en nuestro lenguaje cotidiano. Como ecuatoriana es difícil ver como esto se va dando en un país caracterizado por su justicia y democracia, país querido por varios visitantes y migrantes quienes han acogido a este como su otra tierra, es importante emprender una reflexión al pueblo, haciendo abrir a los habitantes que la prepotencia, el impulso y la ofensa implantadas no es una normal de conducta, levantarse con dignidad la cual nos caracterizaba y ser el país grato al cual todo migrante o extranjero quería venir a visitarlo o formarlo en su otro hogar, tomar en cuenta lo que nos dice el “Plan Nacional Del Buen Vivir” desarrollarlo, para salir de esta crisis en la que nos encontramos.

Responder
Creo que estas miradas externas pueden iluminar nuestras mentes desde lo positivo y con oportunidad.
 
Saludos,


Luz Haro
AMJUPRE
Asociación de mujeres de Juntas Parroquiales Rurales del Ecuador 
www.amjupre.org.ec
Responder

Considero mucho que se  debería aplicar los principios del Sumak Kawsay en todos los aspectos, primordialmente en  la libertad de expresión, puesto que al ser Ecuador un país intercultural y diverso, la comunicación de todos permitirá un avance para un mundo de igualdad y equidad.

Es por eso que por ningún motivo el gobierno o cualquier persona debe prohibir o limitar las palabras de grupos sociales, porque esta irrumpiendo con las ideas que expresa la constitución en donde  todos los ciudadanos gozaremos  de una libertad de expresión en el territorio ecuatoriano, por ende y para finalizar concluyo que la libertad de cada ciudadano permitirá la mejora del país y esto debería ser primordial en el gobierno, que en vez de excluir, debería escuchar para que la sociedad ecuatoriana sea un ejemplo en América Latina en el aspecto de la comunicación y las relaciones sociales. 

Responder

Han sido tiempos difíciles para todo el Ecuador, ya que el pueblo caracterizado por justicia, valores, lucha, esfuerzo se ha dividido, y esto ha causado  varias controversias alrededor de los ciudadanos. Siempre se ha manejado un sistema de opinión real, que simplemente nos muestre las cosas tal y como se están manifestando, sin quitar el protagonismo a nadie, pero lo que hemos podido palpar en la revolución en los diferentes medios de comunicación, diálogos, entrevistas, conversatorios, es que la libertad de expresión en nuestro país se encuentra prisionera de reglas que no justifican los hechos. Donde tenemos que tener en cuenta, que aquí se maneja una ley de comunicación que ampara varios de los derechos que no se están ejerciendo. Es por ello que hay que mantener la fuerza y la unión, no es posible tener una batalla dentro de una misma ciudad y que fuentes de información sean injustamente prohibidas por el simple hecho de transmitir información o realizar una opinión basada en fundamentos verídicos. 

Responder

En un país donde existe una diversidad de criterios sobre los procesos políticos que se viven, se debe considerar en gran medida lo que la constitución nos dice de Ecuador,el cual es un estado de derechos, intercultural, democrático y soberano pero  que poco a poco se ha ido desmejorando el sentido de estas palabras ,se ha vuelto simplemente un discurso utilizado para desprestigiar y minimizar al otro, mi pregunta es que ¿ que hacemos para frenar  estos acontecimientos? considerando que no podemos expresarnos con libertad , simplemente se deberá continuar con el el personaje sumiso que mira con detenimiento como se instauran proyectos,leyes y políticas  aun cuando se habla de una comunicación libre, participativa e incluyente; poco de lo que se promulga se puede poner en practica, es necesario considerar que todas y todos merecen respeto y que mas allá del poder que se tenga, el diálogo es el principal motor para encaminar un buen gobierno.

Responder

Las palabras lastiman al igual que las acciones, pero si estas dos se juntan hacen un daño terrible a las personas afectadas sea en su integridad física o moral, esto sucede cuando se viola la libertad de expresión pero igualmente cuando se la limita siendo conscientes que tenemos la plena libertad en estar de acuerdo o desacuerdo con alguna opinión; en si la libertad de expresión definida en la constitución, en los estatutos internacionales públicos o privados, es un derecho que todo ciudadano goza siendo conscientes de lo que decimos y emitiendo comentarios que no agreden a la otra persona, creo que en nuestro país la libertad aún está limitada, pero por nosotros mismos  ya que muchas ocasiones esperamos comentarios que solo nos beneficien y elogien mas no a recibir críticas que nos ayuden a corregir un error que estemos cometiendo, finalmente debemos concientizar que la buena libertad parte de la tolerancia y el respeto al pensamiento diferente, porque de esa manera construiremos  un país soberano y democrático.

Responder

Lamentablemente vivimos en un mundo en el cual tiene que existir el bien y el mal algo bueno y algo malo para que pueda haber algo llamado equilibrio. En estas últimas épocas, el país ha vivido golpes muy fuertes, los cuales hacen que las personas se sientan contra la pared y saquen sus peores rasgos como toda persona que se sienta amenazada.

Existen muchos extranjeros que lamentablemente han hecho quedar mal a su patria realizando actos que daña a toda la sociedad que los acogió, pero lo hay que proponer y sacar a relucir que no todos son iguales, es por eso que mucho tenemos el problema de generalizar, cuando existen verdaderos extranjeros que son mas patriotas que los mismo Ecuatorianos.

Hay que saber concientizar y saber respetar, porque todos merecemos el mismo respeto, nadie es mas que otro, nadie es superior, tenemos las mismas capacidades, sentimientos y sobre todo lo que nos diferencia de los demás seres vivos, el razonamiento.

Por eso hay que empezar por cada uno cambiando ese pensamiento, que muchas veces es una mala herencia patriarcal, una vez que empecemos por cada uno, podremos ayudar y hacer concientizar a los demás.

Responder

Debemos acudir al llamado de la reflexión del pueblo ecuatoriano al no solo escuchar, mirar y leer y aceptar, sino alzar nuestra voz siempre, es necesario ser conscientes que la violencia no es necesaria cuando se emplea un diálogo abierto pues la democracia, la  ley, y  la constitución del Ecuador lo respaldan, sin embargo hay voces que han ido silenciándose debido a la falta de tolerancia,  para comenzar se debe conocer que la libertad de Expresión es un derecho, así pues el derecho a la libertad de opinión y de expresión es un derecho fundamental de todo ser humano, pero también hay que recalcar que está directamente ligado a la responsabilidad ulterior y el respeto hacia los derechos humanos, es por esa razón que está reforzada por la declaración Universal de los derechos humanos, de la que Ecuador está suscrito, expresada en el artículo 19, dice:

“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”

La libertad de expresión se volvió  el plato fuerte de los ecuatorianos,  debido a que se ha venido generando una guerra entre el Gobierno y los medios de comunicación, situación que está a punto de convertir al país en un desbarajuste, por eso no debemos permitir que este derecho sea vulnerado, así que es necesario reflexionar y acudir al diálogo, pues la paz es la base para el buen vivir.

Saludos, Fernanda Tipán Cueva

Responder

Actualmente en el Ecuador estamos viviendo una etapa demasiado crìtica donde entre hermanos del mismo paìs nos estamos atacando mutuamente a causa de nuestras grandes diferencias sociales, polìticas y econòmicas, donde unos estan en contra del Gobierno y otros a favor, pero todos con el fin de demostrar y dar a flote sus ideales, y lo cual es algo bueno ya que todos tenemos derecho a expresar lo que deseamos por el mismo hecho de ser parte de este paìs. Sin embargo, actuamos pero no pensamos concretament, ya que en realdidad lo ùnico que estamos trayendo es demostrar que somos un paìs lleno de violencia , donde todos por obtener su beneficio propio hacemos lo que sea; como por ejemplo nuestro Presidente que utiliza tèrminos discriminatorios u ofensivos al expresarse, dandonos como influencia ser personas iguales a èl, donde no respetamos los derechos de los demás.

Y la verdad eds indignante como ecuatoriana que soy, saber que muchos de nuestros hermanos(as) extranjeros que vinieron con el objetivo de buscar una mejor calidad de vida a nuestro querido Ecuador, ahora se sientan sometidos y con la idea de que vinieron a un paìs corrupto y lleno de violencia. Y es por eso que debemos cambiar todos y demostrar que somos unidos para la solidaridad y no solo para las manifestaciones.

 

Responder

Definitivamente los ecuatorianos estamos envueltos en telarañas hechas por el gobierno y por nosotros mismos “opositores” y “borregos”, en solo a la espera de que una araña gigante llamada “Estado” nos devore.

Nos han privatizado tanto hasta el punto de violar nuestros derechos de expresión, de opinión y de prensa, sin embargo no defiendo para nada a la prensa ecuatoriana, ya que para mí, no es más que  un campo de batalla y de sensacionalismo que arrasa con todo a su paso sin tomar en cuenta, los derechos de los ciudadanos.

Ver a un país lleno de belleza cultural y humanista caer en manos de opositores y revolucionarios no es justo.

Si bien la imparcialidad no existe, ya que siempre vamos a elegir un bando aun inconscientemente, pienso que los ecuatorianos somos capaces de saber lo que queremos y lo que no nos hace bien.

Defiendo mucho a nuestros hermanos colombianos, peruanos, y aunque vengan de otro continente a los chinos también, todos somos uno solo en nuestro país Ecuador.

Gracias por la apertura.

Sara Jácome

 

 

 

 

 

Responder

Querida Nelly, leí con atención cada palabra y creo reflejan mucho de lo que sentimos varios ecuatorianas/os... Indignación por las expectativas no cumplidas con el Gobierno de Correa y la desazón por la inmovilidad de los colectivos o grupos sociales.  Lo cierto es que experimento un sentimiento de “orfandad”, ya que NO me siento representada ni por la llamada “revolución ciudadana”, y menos por los grupos de interés que bajo el slogan “bienestar de la familia”  quieren hacernos olvidar  la historia de exclusión y pobreza de los otros gobiernos…

un abrazo fraterno

Responder

Para una lectura lenta y comprensiva, nada más y nada menos que una mujer íntegra que ama a nuestro país, más que nosotros mismos.

Gracias por compartirla, y quizá esta carta llega a la mesa de trabajo de los gobernantes y opositores.

Responder

Nelly Valbuena, gracias por tus palabras: son tan ciertas y oportunas en un momento como el que vivimos en nuestro país, que me hacen vibrar el corazón!!!


Un abrazo enorme.

Responder

Que grande es, profe. Excelente relato.

Responder

Muy bueno el articulo, soy una de esas victinas del rechazo o xenofobia que existe actualmente, y es bueno reflexionar. Gracias Nelly!


Leydis.


Responder

¡Pero qué relato, querida Directora!

Dóriam, desde Bogotá. Mujeres Contando Colombia.

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar
64247790